NASCAR lanza su auto eléctrico, pero no lo verás pronto en pista

El vehículo tiene una aceleración explosiva y su velocidad se acerca a la de los autos actuales, pero NASCAR no planea que corra contra ellos.

En algo que perfectamente podría calificar como el secreto peor guardado del Motorsport en Estados Unidos – el vehículo se había filtrado hasta la saciedad – finalmente NASCAR presentó en sociedad su prototípo de auto eléctrico de carreras. Esto ocurrió durante el fin de semana de la carrera callejera de Chicago.

El auto, desarrollado en conjunto por Toyota, Chevrolet y Ford de la mano con ABB – la misma empresa que es partner principal de la Formula E – y los mecánicos de Garage 56, equipo que llevó un auto de NASCAR a las 24 horas de Le Mans en 2023.

Este vehículo eléctrico está movido por tres motores, uno adelante y dos atrás, que permiten desarrollar hasta 1000 kW de potencia máxima. Esto de la mano de una batería enfriada por líquido con una capacidad de 78 kWh.

El auto fue creado con un chasis derivado del Next-Gen, el auto de séptima generación que fue introducido por NASCAR en 2022, el cual fue modificado suficientemente para alojar los componentes eléctricos y la enorme batería que sustenta el vehículo.

Un desarrollo que no tiene cabida en las pistas de NASCAR

Si bien el auto es un desarrollo plenamente funcional y tiene una velocidad punta comparable con un auto que compita en la categoría durante este año, la comparativa entre el convencional y el eléctrico deja a este último atrás por 0.2 segundos en una vuelta en un óvalo de media milla.

Esta comparativa no es al azar, pues proviene de comentarios de la persona tras el volante de este prototipo, el ex-piloto David Ragan. En comentarios a AP, el estadounidense aseguró que esto se debe principalmente al peso que el auto tiene en comparación con su contraparte de combustión. Ese peso le lastra en las curvas, donde siente que pierde momentum.

“Es como nada que haya manejado antes en mi vida”, declaró Ragan ante la consulta sobre sus sensaciones sobre este auto. Su aceleración es una de las cosas más llamativas de este prototipo, puesto que logra una aceleración el doble de rápida que el auto convencional, algo que se ha vuelto común en vehículos eléctricos en comparación con los de combustión.

Pero la aparición de este auto de carreras eléctrico no implica que NASCAR planee hacer más que promoción con él. De hecho, no hay planes de llevar este auto a nivel competitivo como una alternativa a los autos que actualmente compiten en la categoría. Distintos reportes aseguran que podrían existir conversaciones entre NASCAR y una liga de rally cross para expandir el alcance de esta serie y llevar este auto a un ambiente más receptivo de sus características.

Pero en numerosas oportunidades NASCAR ha dicho que sigue comprometida con la herencia y tradición de los motores a combustión. Si bien su más reciente set de reglas integraron componentes híbridos desde 2022, el desarrollo de combustibles sintéticos y el trabajo vehículos a hidrógeno son parte de este proceso que busca volverse “más verde” sin que eso implique renunciar al rugido de los motores que ha hecho de la categoría la más popular de Estados Unidos.

Total
0
Shares
Previous Post

Xiaomi 14 y 14 Ultra llega con Leica y nuevo sistema operativo

Next Post

Sindicato de Samsung Electronics en Corea del Sur inicia huelga

Related Posts